domingo, 2 de octubre de 2011

Naci para hacerte feliz.Capitulo 25


Capitulo 24

Dos semanas después Magali y su hijo volvieron a casa. Fueron incesantes las visitas durante el día así como la lluvia de regalos. Las amigas de ella organizaron una hermosa cena para celebrar la llegada del bebé. Gonzalo era muy feliz pero sentía que no tenía tiempo para estar a solas con su esposa. Por un lado por las visitas y por otro estaba el temor acerca de la salud de Magali. Si bien los médicos le aseguraron que el desvanecimiento antes del parto no era algo grave él no dejaba de estar preocupado y contrato una enfermera para que se quedara en la casa y controlara la salud de su esposa. Una noche después de que todos los invitados se retiraron Magali se decidió a seducir a su esposo. Tomo un baño de espuma con aceites aromáticos y se puso el perfume que tanto le gustaba a Gonzalo. La enfermera se quedo con su hijo y fue a la caza de él. Gonzalo salía del baño con una toalla en la cintura cuando su respiración se detuvo al ver a Magali recostada en la puerta con su bata abierta desde la cual se podría apreciar una exquisita ropa interior color piel. Ella lo miro divertida al ver como lo había afectado y comenzó a caminar hacia él. Gonzalo no se movía de su lugar preso de la lujuria y el amor que sentia.Magali estaba en su habitación y vestida para una noche de amor. Lo mejor de todo es que era por iniciativa propia. Cuando estuvo frente al él sus ojos se oscurecieron de pasión y su mano se poso en el rostro masculino. Para placer de ella Gonzalo cerró los ojos disfrutando de su toque como incrédulo de que ella fuera real. Magali pareció percibirlo y le dijo

-Abre los ojos Gonzalo. Soy real

Él lo abrió lentamente y sin mediar palabra ella se abalanzo sobre él para comenzar a besarlo. La pasión los enloqueció y no pudieron aguantar mucho. Gonzalo la llevo a la cama donde destrozo su ropa interior y tomo posesión de su cuerpo pero también de su alma. Magali yacía debajo de él inmóvil y agotada después de la arrolladora forma de hacer el amor. Ambos descargaron meses de frustración y deseo de una vez. Gonzalo se preocupo cuando vio que ella estaba llorando.

-¿Magali te lastime?-acaricio sus rostro levemente

Ella abrió los ojos y siguieron derramándose lágrimas

-No me hiciste daño

-¿Qué pasa entonces?

-Te amo Gonzalo-lo beso apasionadamente-eso es lo que pasa

Gonzalo creía estar soñando y también lloro. Cuando ella se dio cuenta tomo su rostro para tranquilizarlo

-No llores amor. Te amo Gonzalo ¿Me entiendes?

El asintió y volvió a recobrar la compostura

-Lo siento es que pensé que jamás lo dirías

-¿Por qué no?.Después de todo eres el responsable ya que me llenaste de amor y cuidados. Me diste a mi hijo y la verdad es que te amo desde que tengo quince años

Le seco las últimas lágrimas de su rostro pero seguía estando tenso

-¿Qué pasa amor?

-Te he hecho tanto daño. No deberías amarme

-Estás equivocado jamás me hiciste daño. Tengo que aceptar mi culpa en las cosas que sucedieron. Cuando volviste no estaba preparada para una relación hasta entonces tenía relaciones donde era yo quien decidía cuando empezaban y cuando terminaban. Suena mal pero elegía hombres a los cuales sabría que podría manejar a mi antojo. Llegaste decidido a hacerme tuya y no quería sufrir de nuevo tu rechazo al descubrir que seguía siendo una niña en muchos aspectos. Cuando quede embarazada me perdí y no ayudo mucho que me pidieras matrimonio

-Creí que era lo correcto y era mi oportunidad de tenerte por fin. Para mi fueron años de tormento alejado de ti como muchas veces te explique

-Lo sé Gonzalo y te entiendo creeme.¿Tú puedes entenderme?

La beso hasta dejarla sin aliento y le dijo

-Puedo entenderte y pasare mi vida compensándote por todo lo malo que sucedió

-Eres testarudo de verdad. Pero no me opondré a unos cuantos mimos

Sonrieron felices después de haber abierto sus corazones

-Serán más que mimos amor. Te amo Magali Hernández

-Te amo Gonzalo Hernández

Y se lo demostró toda la noche haciendo el amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Toda historia de amor merece un final feliz.Gracias por comentar.